Precio del aceite de oliva: Lampante

Lo primero que hay que decir sobre el precio del aceite lampante es que representa el de peor calidad dentro del mercado del aceite de oliva. De hecho, su calidad es tan pésima que ni siquiera sirve para el consumo. Y por lo mismo es un producto que no puede ser comercializado en el supermercado.

Histórico del precio del aceite de oliva lampante

Tabla del histórico de precios del aceite de oliva lampante.

Evolución del precio del aceite de oliva lampante

Evolución mensual del precio de los diferentes tipos de aceite de oliva lampante (Gráfico).

Más precios de aceite de oliva

Analiza la evolución del precio del aceite virgen extra, virgen y lampante.

Precio del aceite de oliva lampante en 2020

Son muchas las características que delatan a un aceite de oliva lampante. Pero, lo curioso sobre su razón de ser, es que tiene una buena utilidad en otros sectores. Así que no es de sorprender que tenga un valor considerablemente competitivo frente al aceite de oliva virgen y el aceite de oliva extra virgen.

Por ejemplo, durante la semana que fue del 13 de mayo al 19 de mayo del 2020, se calculó que el valor por kilogramo de aceituna estaba en alrededor de 1,6€ euros. Para esa semana, se logró comercializar un total de 1587 toneladas, por lo que el costo de la tonelada se valoró en 1.648,650€ euros.

La industria del aceite de oliva lampante y los productores

Sobre el precio del aceite lampante hay que decir finalmente que los productores suelen comercializarlo de manera directa con las empresas encargadas de su refinación. Es decir, generalmente los agricultores y productores se enfocan solo en el comercio del aceite de oliva virgen y el aove.

El aceite lampante se convierte en un producto residual que se transfiere de manera directa a las empresas encargadas de la tarea de refinarla. Y son estas mismas las que asumirán todo el proceso de comercialización. Los productores se desligan así, con mucha facilidad, de un producto que en cierta medida desmerita su enfoque corporativo.

Es decir, prefieren dejar de lado lo que representa el aceite de oliva lampante, precisamente porque su historia y su calidad no tienen buen eco en el sector. Para mantener su imagen corporativa, sencillamente dejan de ofertar la opción del aceite de oliva lampante, ya que además esto supone un costo adicional.

Los procesos de refinación, los aditivos y otros agentes químicos que se implican en el proceso de refinación del aceite de oliva lampante son precisamente los que mutan su naturaleza. El resultado final es un producto decente, pero que no puede compararse nunca con el aceite de oliva tradicional.

La gran diferencia del aceite lampante con el resto de aceites de oliva

La gran diferencia que existe entre el aceite de oliva lampante y el aceite de oliva virgen o virgen extra, recae principalmente en su nivel de acidez. Más allá de eso, siempre habrá que tener presente que el aceite de oliva virgen y extra virgen, es producido con aceitunas retiradas de los mismos árboles.

Generalmente, cuando una aceituna alcanza un nivel de maduración alto, cae por sí misma a la tierra. Así que por lo mismo, las aceitunas recogidas del suelo, son las que se utilizan para producir el aceite de oliva lampante. Nunca se podrá comercializar por lo mismo un aceite de oliva lampante como categoría virgen o virgen extra.

Sobre el precio aceite lampante, hay que entrar a considerar también lo que representa lo derivado de la cata del producto. Para un catador profesionales, el nivel de frutado de este producto equivale a cero. Mientras tanto, en materia de defectos, apenas alcanza a obtener una puntuación de 2.5.

Pero realmente no es mucho lo que debe realizar un catador profesional para reconocer que está frente a un aceite de oliva lampante, ya que puede reconocerlo a distancia por el olor desagradable que ofrece. El tema de fondo siempre será que son aceitunas con demasiada maduración, afectadas por los insectos y las heladas.

Legislativamente, existen sanciones para las empresas que no trabajen adecuadamente con el aceite lampante. Así, se evitan los fraudes entre los productores de este tipo de aceite y los que se hacen cargo de refinarlo. Es necesario siempre que se proceda a la refinación para entrar en el mercado del aceite.

El lampante es el aceite más usado para las lámparas de aceite

De acuerdo a la historia, el aceite de oliva lampante viene siendo usado desde la misma antigüedad. La palabra lampante hace referente a las lámparas  de aceite de la antigüedad. Es decir, que la tradición del uso del aceite de oliva es realmente antiquísima. Desde los cuentos de Las Mil y una Noches hasta todo lo que representa el Nuevo Testamento, se alude a este tipo de lámparas.

Pero a pesar de que viene produciéndose desde tiempos milenarios, se presentó en el siglo XIX un periodo en que fue difícil crearlo. Por entonces, lo que ocurrió es que el tipo de aceite que se producía perdió su naturaleza artesanal y orgánica con la que se producía en la antigüedad.

En consecuencia, el tipo de olor que desprendía este tipo de aceite era muy fuerte y desagradable. Fue entonces cuando se consideró que la productividad del aceite debía estar orientada para otro sector.  Es apenas comprensible que el precio del aceite de oliva lampante no pueda competir frente a lo que es el aceite de oliva virgen y extra virgen.

El aceite refinado es el destino final del aceite de oliva lampante

El resultado es un tipo de aceite apto para el consumo, pero que suele ser usado más que todo para realizar actividades relacionadas con el cocinar. De hecho, lo que ocurre con este proceso de refinación es que el nivel de polifenoles se pierde. Y esta es una característica básica en los aceite de oliva; una de las que más aporta a la salud y al favorecer su consumo directo.

Son tantos los procesos de refinados que se le da al aceite de oliva lampante que al final se calidad no será para nada comparable a la de un aceite de oliva virgen extra. En ciertas ocasiones se considera que el aceite de oliva lampante puede llegar a una categoría de calidad media, una vez afrontado todos los procesos de refinación.

Pero en esencia su exquisitez natural y la esencia orgánica que se tiene como referente al aceite de oliva ya no está a la altura. Aunque sí se puede hablar que es un aceite de oliva a secas, en tanto tiene ciertas propiedades más saludables que el aceite de maíz, palma o colza. Es en este punto de donde se tiene que entrar a reflexionar sobre porque se le da utilidad a este tipo de aceite, para evitar su desperdicio.

El aceite de oliva lampante tiene un olor y sabor desagradables

Es decir, los recolectores de las aceitunas, logran separar las aceitunas de alta calidad de estas defectuosas. Así, de antemano se sabe que lo que se producirá es aceite de oliva lampante. Sin embargo, existe otra razón de donde proviene el aceite de oliva de esta categoría.

Lo que puede ocurrir es que este tipo de aceite se obtenga durante la producción del aceite de oliva virgen. Si durante la elaboración, el aceite de oliva adquiere un nivel de acidez demasiado alto y logra superar los 2° grados recomendados, entonces pasa a tener la denominación de lampante.

Vale la pena insistir que el aceite de oliva lampante está considerado como el peor de todos los aceites que existen. Dentro de toda la familia de aceites vegetales, es el aceite de oliva lampante el que peor fama tiene, debido a su olor, sabor y textura desagradable.

Lo que ha salvado al precio aceite lampante dentro de la historia de la humanidad es su utilidad. De no ser porque es un producto útil para ciertos sectores, este tipo de aceite sería del todo descartado. Pero aceite es aceite y cómo tal puede dársele una utilidad.

El aceite lampante no puede comercializarse en supermercados

Lo curioso sobre la producción y el precio del aceite de oliva lampante es que este varía de acuerdo a las épocas del año. Ya que también entra en juego lo que son los climas. Cuando se obtiene un aceite de oliva bastante complejo, la única opción que se tiene es enviar el producto a su refinación.

Actualmente, el precio litro aceite lampante, no puede ser comercializado en supermercados. Las normativas de la Unión Europea son muy estrictas en ese sentido. Y es que en primer lugar, un aceite de oliva lampante se caracteriza por su enorme acidez, por lo que no puede ser consumido.

Su olor y sabor son igual de desagradable. De modo que ni cuenta con los requisitos determinados para ser considerad como un aceite orgánico consumible, ni una persona en sensato juicio se atrevería a aceptarlo dentro de su alimentación. En el mercado del aceite de oliva, solo se considera el aceite de oliva virgen y extra virgen, además naturalmente de los categorizados como ecológicos

Jamás se podrá comercializar un aceite lampante como virgen o virgen extra

Ahora bien, obviamente en el aceite de oliva lampante no se puede percibir ningún tipo de influencia de olores o sabores afrutados. Pero contrario a estas características, ciertas propiedades nutricionales se mantienen. Las vitaminas y los polifenoles se mantienen como si fuese un aceite natural.

Esto se debe a que es un producto establecido a partir de las aceitunas. Lo que se hace es llevar el producto a refinerías que se hacen cargo de retirarle el mal sabor que poseen, lo mismo que darle una mejor purificación a su color. Además, se le suelen añadir ciertas propiedades para neutralizar su sabor.

Solo mediante estos procesos se puede obtener un tipo de aceite refinado. Es decir, es ya un tipo de aceite que no se puede categorizar propiamente como aceite de oliva, ya que para serlo, tendría que tener la virtud de poder ser consumido de la manera natural que sí ofrece el aceite de oliva virgen y el aceite de oliva extra virgen.

¿Por qué no se puede desperdiciar el aceite de oliva lampante?

La razón principal por la que no se desprecia el aceite oliva lampante tiene que ver con un compromiso medioambiental. El aceite es un producto que no puede degradarse de manera sencilla por la naturaleza. Así que es un residuo que no puede tirarse, teniendo en cuenta además lo que supone su olor desagradable.

Para las empresas del sector y mercado del aceite de oliva, el asumir la labor de desperdiciar el aceite, es decir, tirarlo en medio de la naturaleza, puede representar enormes sanciones. De manera que la única opción que se tiene para aprovecharlo es asumir el costo de su refinación

Todo el proceso de refinación logra que el aceite de oliva se convierta prácticamente en un aceite para cocina. Las empresas productoras de aceite de oliva lampante obtienen así una cierta rentabilidad. De hecho, se estima que el mercado del aceite no estaría concretado sin la presencia de este tipo de aceite.

El precio del aceite lampante en el último año

Aumentó su venta en un 104%

El tiempo de la pandemia del coronavirus, logró influir en el valor del precio litro aceite lampante. Se estima que el aumento de esa semana representó un total de 1,9 céntimos por kilo en relación a la semana anterior. Además, las ventas realizadas sobre este producto incrementaron en un 104%.

Si se analiza el histórico del precio aceite de oliva lampante, se puede descubrir que el valor se ha deteriorado considerablemente desde el año 2017. Igual que ha ocurrido con los otros tipos de aceites en el mercado de España, Italia y Grecia, el descenso del precio es considerable.

Para el año del 2017, más exactamente para el mes de octubre, el precio del aceite lampante, era de 358.48€ euros por cada 100 kilogramos. Es decir, se encontraba a un precio de 3,5€ euros por kilo de aceituna. Siete meses más tarde, el precio alcanzó su máximo descenso.

El histórico de este aceite era de 3,5 € por kilo en 2017

La cotización del aceite de oliva lampante llegó a los 215€ euros por cada 100 kilogramos. A partir de entonces mantuvo cierta estabilidad, aumentando un poco, hasta que en mayo del 2019, el valor ya era de 186€ euros por cada 100 kilogramos de aceituna. Claramente, sus índices históricos demuestran el valor que ha adquirido este activo del mercado.

Sin embargo, hay que considerar que el descenso del precio litro aceite lampante va muy de la mano a los restantes aceites. En los mismos porcentajes en que fue descendiendo el precio del aceite lampante, también se fue presentando el mismo deterioro para los otros tipos de aceite.

La definición más acertada sobre lo que es el aceite de oliva lampante es que se trata simplemente de aceite de oliva virgen defectuoso. Porque desde el punto que se le vea, sigue siendo un producto realizado a partir de las aceitunas. El tema de fondo es que las aceitunas suelen ser recogidas del suelo, o bien, se encuentran en un estado demasiado maduro.

error: Alert: Content is protected !!