cultivo del olivo

Cultivo del olivo

Actualmente, el cultivo del olivo es uno de los más extensos en España, llegando a alcanzar mas de 2 millones de hectáreas. Cultivos con origen en la cultura fenicia desde el año 1.100 a. C que vieron en la península ibérica, y su clima mediterráneo la tierra perfecta para cultivar olivos.

Tiempo después, fueron los romanos, tras los fenicios, los encargados de la expansión del cultivo del olivo y los impulsores de la producción de aceite.

Con los romanos instalándose en la península, el cultivo y producción de aceite se expandió por los valles del Guadalquivir y Genil, y acercándose el cambio de era comenzó la exportación de aceite bético para abastecer a la población de Roma, junto a las legiones y a los habitantes de otras provincias del Imperio.

Después de los romanos fueron los árabes y el cultivo del olivo, sin intención de alejarse de la península ibérica fue enraizándose cada vez más, hasta llegar a ser seña de identidad del sabor de la comida mediterránea valorada por todo el mundo actualmente.

Y es que, aunque el cultivo de olivo tradicional es el más usado a nivel internacional, destacando países de tradición oleica como España, Italia o Grecia.

Manejo del cultivo del olivo

El cultivo tradicional suele ser de densidad baja, entre 80 y 100 olivos por hectárea. Los árboles suelen necesitar decenas de años para llegar a su momento óptimo de producción. Muchos olivos llegan a convertirse en centenarios.  

Dentro del cultivo del olivo tradicional, existen diferentes cultivos como:

Cultivo del olivo mecanizable

En este, el terreno tiene poca inclinación, suele ser inferior al 20%, permitiendo la maquinaria en fases de recolección o tareas de aplicación de tratamientos.

Cultivo del olivo no mecanizable

En este caso, el terreno tiene una inclinación mayor al 20%. En este tipo de terrenos no se usan máquinas y todo el proceso es completamente manual. Debido a esto, la producción del cultivo del olivo tradicional suele ser limitada y más costosa.

Tipos de cultivos de olivo

Según los tratamientos y fertilizantes aplicados en nuestro olivar, podemos categorizar estos dos tipos de cultivos de olivar cuyo precio del aceite de oliva es diferente de uno a otro.

Cultivo de olivo convencional

El cultivo de olivar convenional es el que recibe tratamientos con productos fitosanitarios como: insecticidas y fungicidas, siempre y cuando dichos productos estén permitidos por las autoridades sanitarias y medioambientales durante el año de su aplicación. El control de enfermedades y plagas es más fácil en el cultivo convencional ya que existen numerosos productos preventivos y curativos.

Cultivo de olivo cológico

El cultivo de olivar ecológico es aquél que no ha recibido tratamientos fitosanitarios y fertilización química, exceptuando algunos productos autorizados. Este tipo de cultivo presenta mayores dificultades en el control de enfermedades y plagas, en cambio la rentabilidad es mayor debido a un diferencial positivo en el precio del aceite ecológico respecto al convencional.

Cultivo de olivo según marco de plantación

Según la distancia entre los olivos plantados en nuestra parcela, podemos identificar tres tipos de cultivos de olivo diferentes según el marco de distancia entre una planta de olivo y la siguiente:

Cultivo de olivo tradicional

El cultivo de olivo tradicional es el aquél que respeta unos marcos de plantación amplios, siendo este tipo de árbol el más habitual en zonas de larga tradición olivarera. La mayoría de los olivos centenarios en cultivo tradicional tienen 3 o 4 pies y marcos de plantación muy amplios. En la actualidad la distancia entre olivos se están reduciendo a un 7×7, ampliando el número de árboles por hectárea a más de 200. También cabe destacar que la nuevas variedades plantadas en cultivo tradicional son de un único pié.

Cultivo de olivo intensivo

En el cultivo del olivo intensivo, en cambio, la densidad ronda entre 200 y 600 árboles por hectárea aproximadamente. Son separados en hileras de unos 6 metros de ancho, para aumentar la rentabilidad de producción.

Contando con mayor número de olivos por metro se reduce la longevidad de los árboles, llegando a vivir más de 40 años, aumentando así el coste de plantación de nuevos ejemplares.

De igual manera, este tipo de cultivo permite la mecanización de tareas de cuidado y recolección para economizar la inversión en mano de obra.

Cultivo de olivo superintensivo

Con este tipo de cultivo del olivo la producción obtenida es mayor. Se pueden alcanzar hasta 2.000 árboles por hectárea y la distancia entre las filas de olivos se reduce hasta los 4 metros. Consiguiendo mayor rentabilidad por metro cuadrado.

De esta manera, los olivos tienen una vida útil aproximada de unos 14 años. Pasado este tiempo se suele necesitar volver a plantarlos.

Al contar con mayor número de olivos la ventilación e iluminación es menor, aumentando la posibilidad de que los olivos se vean afectados por plagas y enfermedades.

Por otro lado, la mecanización de la recolección es total, desde el derribo del fruto hasta su transporte a la almazara. En este tipo de cultivo es fundamental guiar a los olivos durante su desarrollo teniendo que realizar podas especiales.

Para el cultivo comercial se necesitan condiciones climáticas concretas y un campo con ciertas características. Los olivos prefieren suelos drenados y estar expuestos a la luz solar.

El olivo no tolera una temperatura inferior a -7°C durante muchos días, aunque es necesaria cierta cantidad de frío para el desarrollo de la fruta.

Por esta razón los olivos no se cultivan en climas tropicales.

En una edad promedia el olivo comienza a producir aceitunas a los 4 o 5 años. Como curiosidad, se han encontrados olivos de 1800 años que han llegado a producir brotes.

Variedades de cultivo para olivar

España es líder en el cultivo y producción de las más de 400 variedades de olivos que se cultivan en el país, en los mas de 2 millones de hectáreas dedicadas a diferentes cultivos de olivares.

Es precisamente que gracias a la multitud de variedades diferentes de aceitunas que existen en nuestro país, y el buen hacer de los productores, en España nacen los olivos que ofrecen productos premiados y valorados internacionalmente, convirtiéndose en los más demandados entre los paladares más exigentes.

Como numerar a todas nos daría para mas de 1 articulo, mencionaremos las variedades más comunes y con más presencia en el país como pueden ser:

Cultivo de olivar variedad Oliana

Aceituna de excelente calidad, de tamaño medio, es el resultado de la mezcla entre arbequina y arbosana. El aceite que se extrae de ella, se caracteriza por su sabor dulce, equilibrado y armónico. Este aceite se considera el adecuado para el mercado de gran consumo.

Cultivo de olivar variedad Lecciana

Variedad de origen italiano con fruto de tamaño mediano, del que se obtiene los aceites más premiados y valorados por los catadores profesionales. De sabor dulce, presenta un picante intenso similar a la variedad Hojiblanca.

Cultivo de olivar variedad Arbequina

De fruto pequeño, produce un aceite con alto contenido en ácido oleico. Popular a nivel nacional e internacional, cuenta con un sabor suave, dulce y frutal, perfecto para paladares no acostumbrados al sabor intenso del aceite de oliva.

Cultivo de olivar variedad Hojiblanca

Esa aceituna es la tercera que más se produce en el país. De tamaño medio grande, cuenta con el equilibrio perfecto de sabores amargos, el sabor de la oliva y un ligero picor característico de esta oliva.

Cultivo de olivar variedad Cornicabra

Esta variedad es otra de las más plantadas en España. Da un fruto medio de forma peculiar, con alto contenido graso. Su sabor es característico al ser un sabor aromático, fresco y con toques a frutos secos. Dependiendo de su recolección se consiguen sabores más intensos o más picantes.

Cultivo de olivar variedad Sikitita

Esta variedad se consigue con el cruce de picual y arbequina, buscando el resultado de una aceituna de calidad extra. Con un tamaño mayor al de la arbequina, cuenta con sabores frutados y dulces con toques amargos equilibrados. Esta variedad se consigue con el cruce de picual y arbequina, buscando el resultado de una aceituna de calidad extra. Con un tamaño mayor al de la arbequina, cuenta con sabores frutados y dulces con toques amargos equilibrados.

Cultivo de olivar variedad Arbosana

Con características para producir aceite de calidad y en cantidad, cuenta con fruto pequeño de maduración media. Con sabores dulces, amargos y picantes cuenta con una intensidad media-alta y aroma afrutado.Con características para producir aceite de calidad y en cantidad, cuenta con fruto pequeño de maduración media. Con sabores dulces, amargos y picantes cuenta con una intensidad media-alta y aroma afrutado.

Cultivo de olivar variedad Picual

De tamaño mediano cuenta con el 20% de su volumen de grasa vegetal, produciendo un aceite que ayuda a controlar los niveles de colesterol. Cuenta con un sabor fuerte, intenso y amargo.

Cultivo de olivar variedad Manzanilla Cacereña

De tamaño medio y de maduración temprana, esta variedad de oliva se utiliza para un uso mixto, tanto para la producción de aceite como para aceituna de mesa. Siendo esta última su mayor rendimiento. Su aceite y dependiendo de su recolección ofrece un aroma afrutado y un sabor suave, con niveles medios de picante y amargor.De tamaño medio y de maduración temprana, esta variedad de oliva se utiliza para un uso mixto, tanto para la producción de aceite como para aceituna de mesa. Siendo esta última su mayor rendimiento. Su aceite y dependiendo de su recolección ofrece un aroma afrutado y un sabor suave, con niveles medios de picante y amargor.

Cultivo de olivar variedadolivar variedad Koroneiki

Con una oliva de calidad extra, de tamaño pequeño, se cultiva en España y en Grecia, de ahí su nombre. Esta oliva nos ofrece un sabor intenso con notas frutales, y un toque picante.

Cultivo de olivar variedad Blanqueta

Aceituna de cultivo exclusivo en España, está entre las 25 olivas más demandas a nivel internacional.  Con un fruto pequeño, nos ofrece un producto con alto contenido en vitamina E su sabor es dulce, con un leve toque amargo y aromas frutados.

Cultivo de olivar variedad Verdial de Badajoz

Oliva de uso mixto, se cultiva principalmente en Extremadura. Con tamaño grande, esta aceituna es valorada para su consumo en mesa y consiguiendo un aceite de oliva con aromas de aceituna verde, toques de almendra, sabor ligero, dulce y ligeramente picante.

Plagas y enfermedades en el cultivo del olivo

Existes plagas y enfermedades del olivo, de los que se debe tener total conocimiento para poder combatir y evitar el impacto negativo que produciría en la cosecha, y aunque tal vez sea difícil mencionar todas las plagas o enfermedades que existan, trataremos todas las que estén en nuestro conocimiento, sus daños, y sobre todo su tratamiento.

Algunos de las plagas y enfermedades que pueden afectar los cultivos de olivos son:

  • Polilla del olivo
  • Algodoncillo del olivo
  • Mosca del olivo
  • Barrenillo del olivo
  • Cochinilla del olivo
  • Aceituna jabonosa en olivo
  • Tuberculosis del olivo
  • Escudete del olivo
  • Repilo en olivo
  • Verticilosis del olivo
  • Xylella fastidiosa

Tratamientos para el cultivo del olivo

El olivo es un cultivo que, no necesita muchas tareas si lo comparamos con otros arboles frutales o vid.

Igualmente existen fases cruciales que pueden determinar el futuro de la cosecha, sin importar si el trabajo es la recolección para aceituna o para la producción de aceite, y que nos darán como resultado un cultivo de olivos sanos y libres de plagas o enfermedades.

 Los tratamientos que hay que llevar a cabo y de los que hay siempre se recomienda tener conocimiento son:

Guía de tratamientos para el cultivo del olivo

Estas guías nos sirven para conocer los principales responsables de las plagas o enfermedades más dañinas que pueden afectar a nuestros olivos y los tratamientos que se deben aplicar siempre basándonos en un calendario.

Calendario de tratamientos para el cultivo del olivo

Dependiendo de la zona de la plantación, un calendario de tratamiento de olivo, nos guiará sobre cuando es el momento adecuado para iniciar los tratamientos para evitar plagas, en que mes se produce la floración, o que meses son los idóneos para la recolección entre otros datos.

Por ejemplo, enero suele ser mes de recolección, en febrero tras la recolección se hace un tratamiento foliar con fungicida y se evalúa el estado nutritivo del olivo tras el proceso de recolección, en marzo, tras la salida del invierno y con el inicio de la floración, se hacen tratamientos de abonado foliar y con fungicida e insecticida para evitar hongos y plagas.

Tratamientos para el cultivo del olivo en convencional

En el tratamiento convencional, es importante saber que, para evitar plagas o enfermedades en los olivos como la mosca del olivo u otras se utilizan tratamientos basados en Dimetoato o Triclorfón con proteína hidrolizable en parcheo en árboles

Tratamientos para el cultivo del olivo en ecológico

Se evitan productos químicos en mayor medida y se procura que el tratamiento se realice de manera más manual, como, por ejemplo, para el tratamiento antes mencionado para evitar la mosca del olivo, con tratamiento ecológico, se realiza un trampeo masivo con mosqueros y atrayentes alimenticios como proteína Hidrolizable.

Abonado en el cultivo del olivo

Para el mejor trabajo de abonado en olivos, aparte de cumplir con el calendario de abono, necesitamos conocer la composición química del terreno y, realizar un análisis foliar que será el que nos diga que deficiencias minerales tiene el olivo.

Conocer la composición química del suelo nos guiará para elegir el abono de olivos que cumpla con las necesidades del olivar para ayudar así a una mejor floración.

El límite productivo siempre lo marcará el déficit de nutrientes, de ahí la importancia de conocer todos los datos si queremos unos olivos de producción de calidad.

Por eso es importante que para un buen trabajo de abono en el cultivo de olivos se tenga en cuenta lo siguiente:

  • El trabajo de abonado debe ser adecuado a la época del año que se vaya a realizar. No es el mismo abono el que se puede realizar en primavera que el de otoño
  • Debe ser acorde a los resultados del análisis foliar, para incentivar los nutrientes que hayan aparecido más bajos en los resultados y aportando los que veamos que necesitará el olivar a corto plazo.
  • Sea cual sea el abono a aplicar, hacerlo de la manera adecuada. Ya que, por ejemplo, el abono orgánico funciona mejor por vía foliar, que el abono químico.
  • Evitar el proceso de abono cuando la plata esté en estado hídrico, ya que, al aplicar abono, se podría agravar esta situación.
  • Se debe tener en cuenta la carga de aceituna que haya tenido el olivo, la carga que tendrá en la próxima cosecha y el estado vegetativo de la copa.

También existen diferentes tipos de procesos de abonos como abono en regadío, abono en secano, abono granulado, abono ecológico o abono con urea para olivos entre otros.

Poda en el cultivo del olivo

La poda del olivo es laboriosa y particular. Dependiendo de qué se quiera conseguir en cada olivo se realizará un tipo de poda u otro, también, dependiendo de para qué sea utilizada la aceituna la poda se realizará en un tiempo u otro.

Por ejemplo, si la poda es utiliza para su uso en mesa, la poda se debe realizar entre noviembre y diciembre, pero si de lo contrario su uso sería para la producción de aceite, la poda se realizaría entre febrero y abril.

Una poda en su momento y de la manera correcta influirá en la recolección de la oliva en el futuro.

Como mencionábamos antes, dependiendo de cual sea el objetivo, se debe aplicar diferentes tipos de poda.

Poda de formación en el cutlivo del olivo

Esta poda se realiza durante los primeros años de los olivos. Como su nombre nos indica, su objetivo es formar el olivo para que llegado el proceso de recolecta, las aceitunas puedan ser recogidas de manera más cómoda. Tras las podas de formación de los primeros años, la poda se limitará a ramas en mal estado o por la parte superior de la copa para hacer llegar el sol a las ramas bajas.

Poda de producción en el cutlivo del olivo

Una vez que el árbol tiene la copa formada, la poda se orienta a conseguir abundancia de frutos. Para conseguirlo, se eliminan las ramas viejas, y se hace abre paso a las ramas jóvenes.

Como en la poda de formación se da importancia a la llegada de la luz del sol, ya que es importante para el crecimiento de la planta, por lo tanto, cuanta más luz, mejor.

Poda de regeneración en el cutlivo del olivo

Cuando el olivo va envejeciendo, escasean nuevos brotes, y cada vez aparecen menos hojas en sus ramas. Y es que, con esta poda se alarga el conseguir una producción de calidad durante más años, ya que, el aceite obtenido de olivos viejos puede saber ligeramente a madera, dejando notar la mala calidad.

Una rama sana de olivo puede dar aceitunas de gran calidad durante 20 años, por lo tanto, esta poda puede irse dando con el paso del tiempo.

Riego en el cultivo del olivo

El olivo, por naturaleza, es un árbol que aguanta bien las sequías. A su vez, responde al suministro de agua por cualquier método, pero debemos elegir el método más apropiado para el riego del olivo, ya que así optimizaremos mejor los recursos hídricos de nuestra plantación.

Un buen sistema de riego puede influir en una mayor producción y, en ocasiones minimizar el riesgo de la vecería, (fenómeno de los arboles frutales en su mayoría que les hace dar un año muchos frutos, y al siguiente año casi ninguno).

Para conseguir olivos ricos en aceitunas, se suelen regar (siempre que sea necesario) desde el comienzo de la temporada de cultivo hasta el inicio de las lluvias de invierno. De no hacerlo, la falta de agua llegaría a afectar en el crecimiento y el desarrollo de la oliva.

Riego por goteo en el cultivo del olivo

El riego por goteo suele ser el método más empleado. Con este sistema el suelo absorbe cada gota que proporciona el emisor, por lo tanto, las raíces toman el agua inmediatamente, haciendo el sistema de riego más efectivo.

Riego subterráneo en el cultivo del olivo

Con este sistema se utilizan tuberías de microirrigación enterradas en la superficie del suelo, entre 10 a 50 cm. Con este sistema se reserva humedad en el suelo y se forma el denominado bulbo húmedo.

Este riego subterráneo es el que permite un mayor ahorro de agua.

Riego en olivar superintensivo en el cultivo del olivo

El sistema de riego recomendado para un olivar superintensivo es el riego de precisión. Este sistema de riego proporciona la dosis exacta que cada olivo necesita y con la frecuencia apropiada.

Riego deficitario en los cultivos de olivo

Este sistema de riego es un sistema de riego con el que se reduce el gasto de agua. Con este sistema, se consigue ahorrar en gastos de agua sin que la calidad de la cosecha se vea afectada. Normalmente suele ser usado en periodos, que la reducción de agua no afecta a la producción ni a la calidad del fruto.

Riego en el cultivo de olivos jóvenes

El primer riego de los olivos jóvenes debe producirse tras la plantación. Y aunque durante el primer año no necesitan mucha agua, es recomendable riegos frecuentes de menor intensidad, para mantener el suelo húmedo. Prestando atención a los meses de más calor.

Viveros de olivo que asesoran sobre el cultivo

Actualmente existen en España, algo más de 100 viveros de olivos donde comprar plantones de olivos.

Solo algunos están especializados en la plantación del olivo, y realizan estudios de terreno, diseños de plantación de olivos y asesoramiento durante el proceso de selección de los olivos.

Este asesoramiento, siempre ha de tenerse en cuenta, si no se tiene la experiencia suficiente en la plantación de olivos, ya que pueden facilitar información completa para el correcto tratamiento de plagas y enfermedades.

Actualmente existen diferentes números de contacto de viveros de olivos en Jaén, viveros de olivos en Barcelona, viveros de olivos en Madrid, o también viveros de olivos en Extremadura entre otras muchas ciudades dentro de la península.

Muchos de estos, ya tienen disponible su servicio de entrega a nivel nacional.

¿Que debes saber antes de cultivar olivos?

  • Al ser un árbol de secano, no se recomienda plantar más de 300 arboles por hectárea.
  • A través de los años se ha demostrado que utilizando herbicidas y dejando el suelo sin labrar, se consiguen mejores resultados de plantación y frutos, ya que, el proceso de laboreo genera problemas de erosión y fertilidad.
  • Es importante instalar sistemas de riego en cultivos de olivos. Cada olivo necesita sobre 2.000 litros de agua al año.
  • Con el paso del tiempo se deben realizar diferentes tipos de poda. La poda de regeneración suele hacerse cada 2 años de forma ligera. No se recomienda podar de manera intensiva.
  • Los plantones de olivo y hasta su edad adulta necesitarán mucha luz. Con poca luz, el árbol producirá menos flores, por lo que se recomienda llegado el momento, realizar podas de formación.

Dependiendo de la explotación que vayas a realizar al tu cultivo de olivos puedes conseguir diferentes variedades. Para ello nada mejor que la asesoría que el personal experto de los viveros de olivos pueden brindarte.

error: Alert: Content is protected !!